El mito de la ciudad de Atlántida ha estado presente en la cultura por milenios. Se cree que en épocas antiguas existió una ciudad que era una verdadera potencia y con un poderío de gran alcance. Gracias a esto, Atlántida poseía el control de Europa y parte de África. Se trataba de una ciudad muy avanzada, con una arquitectura de primer nivel y unos ciudadanos altamente preparados.

Todo llegó a su fin cuando, producto de una catástrofe de grandes dimensiones, la ciudad fue devastada y quedó sumergida por completo en las profundidades. La desaparición de tan imponente ciudad supone un misterio que ha intrigado al mundo a través de los tiempos. Desde la época de Platón, ya se planteaban en sus textos disertaciones sobre la suerte de la isla mítica.

Con el pasar de los años, gran cantidad de estudiosos e investigadores han procurado seguirle el rastro a la mítica ciudad. De esto se han derivado diversas teorías que asocian la Atlántida con diferentes culturas pasadas e incluso la señalan como la cuna de la civilización. Aunque su existencia no ha podido ser comprobada del todo, los especialistas en la materia creen que el mito puede tener una base histórica sobre una apoteósica tragedia natural de la antigüedad.

 

La Atlántida según Platón

 

El imperio de los atlantes estaba ubicado más allá de las columnas de Hércules y contaba con un gran poder que le había permitido expandir sus dominios cada vez más. En esta próspera isla Poseidón, dios del mar, era el amo y señor. Evenor habría sido uno de los primeros habitantes y era el padre de Clito, de quien el dios estaba enamorado. De esta unión, nacieron diez hijos y cada uno poseía un reino en la Atlántida, pero era Atlas, el hijo mayor, quien tenía más autoridad.

En honor a Atlas la isla habría sido nombrada Atlántida y el mar que la rodeaba, Atlántico. Los territorios eran escarpados y peligrosos. Sólo contaban con una llanura circundada por montañas, bosques grandes, una fauna muy diversa y una tierra fértil que proveía infinidad de alimentos. Gracias a la protección de Poseidón, los recursos eran muy abundantes y la prolífera riqueza estaba basada en minerales muy valiosos.

Gracias a la prosperidad de la isla, sus habitantes construyeron magníficas obras arquitectónicas. Contaban con una imponente acrópolis y elaborados edificios entre los que destacan el Palacio Real y el Templo de Poseidón. La metrópolis estaba cercada por muros macizos y todo el territorio era surcado por un avanzado sistema de irrigación que conectaba con el mar.

Atlántida - ciudad sumergida

 

La caída del imperio de la Atlántida

 

Los reinos de la Atlántida, a cargo de los hijos del dios del mar, estaban organizados en forma de confederación. Se regían bajo las mismas leyes, las cuales estaban talladas en el Templo de Poseidón. Los reyes trabajaban en armonía y tenían el deber de ayudarse mutuamente y evitar los enfrentamientos internos. Muchas de las decisiones sobre temas cruciales como la guerra eran mancomunadas; los monarcas establecían acuerdos y sanciones según el caso.

La Atlántida siempre se había caracterizado por la justicia y la virtud de sus gobernantes. Sin embargo, para mala suerte de los atlantes, la naturaleza divina iba disminuyendo en los descendientes de Poseidón con el pasar del tiempo. Esto ocasionó que la soberbia, las ansias de poder y el deseo de dominación impusieran una desmesurada política de expansión.

Tomaron el control de los territorios de Libia hasta Egipto y de Europa hasta Tirrenia. Su afán belicoso los llevó a tratar de apoderarse de Grecia, pero fueron derrotados por los guerreros atenienses. Como consecuencia, los dioses decidieron castigar a la Atlántida por su soberbia. La sanción presuntamente llegó en forma de un inminente desastre natural, por lo que habrían tenido lugar un terremoto y una inundación que marcaron la desaparición de la prominente isla.

Atlántida - ciudad sumergida

 

La Atlántida, el mundo antediluviano

 

La detallada descripción de Platón, y de otros historiadores posteriores, difundió la creencia en la Atlántida como una ciudad verdadera. Con el pasar del tiempo, la mítica isla fue siempre un punto recurrente entre los estudiosos. Es por ello que, a medida que se incrementaron los avances científicos, los investigadores pudieron presentar teorías más sustentadas y a ofrecer posibles pruebas de su existencia.

En el siglo XIX, se publicó una obra exhaustiva que puso nuevamente a la Atlántida en la palestra y tuvo un gran impacto en la sociedad. La Atlántida, el mundo antediluviano, de Ignatius Donelly, se reeditó más de 50 veces y causó mucha controversia con sus afirmaciones.

 

Los polémicos postulados de Ignatius Donelly

 

  • La Atlántida era parte de un continente ubicado en el Océano Atlántico, aproximadamente frente al estrecho de Gibraltar.
  • La descripción de Platón se basa en una historia verdadera.
  • En la Atlántida tuvo lugar el paso de la barbarie a un estado superior civilizado.
  • La Atlántida constituye el verdadero mundo antediluviano equivalente al Edén, los Campos Elíseos, el Monte Olimpo o Asgard. Es una ciudad que pervive en la memoria colectiva por su grandeza y avanzada civilización.
  • Los reyes y héroes atlantes serían el equivalente a los dioses que figuran en las distintas mitologías de la antigüedad, que en realidad están basadas en hechos históricos reales acontecidos en la Atlántida.
  • El culto al sol que figura en diversas culturas comenzó con las creencias religiosas de la Atlántida.
  • La colonia más antigua de los atlantes tuvo lugar en Egipto, cuya civilización funcionaba a semejanza de la Atlántida.
  • Los atlantes fueron los pioneros en la fabricación de objetos y herramientas de hierro.
  • El alfabeto de la Atlántida es la fuente de la que se derivaron el resto de los alfabetos en Europa y América.
  • En la Atlántida residían los primeros habitantes de las naciones arias, los pueblos semíticos y las razas hiranias.
  • La isla quedó sumergida en las profundidades producto de un desastre natural.
  • Unos pocos atlantes sobrevivientes lograron escapar a bordo de embarcaciones. Ellos transmitieron al resto de las naciones lo acontecido en la Atlántida y esta manera, las leyendas se esparcieron a través del mundo.

Atlántida - ciudad sumergida

 

La Atlántida en el siglo XXI

 

Han pasado los siglos y el interés en la mítica Atlántida no ha desaparecido. De hecho, diversos estudiosos han seguido presentando teorías e incluso se han celebrado distintos congresos sobre investigaciones acerca de la Atlántida. Con base en las originarias páginas de Platón, se han escrito, y probablemente se seguirán escribiendo, miles de libros y estudios sobre la ciudad perdida.

En el año 2013, un equipo geológico de Brasil anunció un descubrimiento que conmocionó al mundo. Encontraron una gran masa de granito, que únicamente se forma en tierra firme, en el fondo del mar en Río de Janeiro. Esto podría representar parte de un continente sumergido en el Océano Atlántico, formado millones de años atrás, lo que supondría la anhelada evidencia que esperaban los creyentes en la Atlántida, la ciudad sumergida.

Atlántida - ciudad sumergida