En la década de los 80, el mundo se vio sacudido por la intrigante historia de esta niña con marcados instintos asesinos. Sin titubear reveló a su psicólogo las intenciones de apuñalar a sus padres y hermano, así como sus irrefrenables deseos de matar.

Beth Thomas, con tan sólo cinco años de edad, se reveló a los médicos como una auténtica psicópata. Su historia causó gran impacto en la sociedad, ya que hasta el momento se conocía poco o nada sobre este tipo de comportamiento en los infantes.

La imagen que tradicionalmente se asocia con la infancia es la inocencia. Los niños suelen ser percibidos como criaturas inofensivas, que requieren cuidados y mimos. Hasta nuestros días, rara vez un niño es considerado como una amenaza. Entonces, ¿cómo es que la pequeña Beth pudo tener este lado oscuro?

La horrible infancia de Beth Thomas

Todo este horror comenzó cuando la madre de Beth murió; ella tenía apenas un año de edad. Tras este trágico evento, la pequeña Beth y su hermano Jonathan quedaron bajo la tutela de su padre biológico. Éste resultó ser un sádico perturbado y un maltratador.

Los siete meses siguientes a la muerte de la madre, el padre abusó de Beth y de su hermano. Jonathan, de apenas siete meses de edad, tenía la cabeza plana, producto del tiempo prolongado que pasó de espaldas en su cuna.

Afortunadamente para los pequeños, este episodio de horror fue interrumpido cuando los servicios de asistencia social intervinieron y los alejaron del depravado. Posteriormente, los niños Thomas fueron dados en adopción a una pareja que no podía tener hijos.

El abuso de su padre fue el desencadenante de la ira en la niña.

Perfil asesino

Comienza la pesadilla

Beth empezó a demostrar comportamientos inusuales y a tener pesadillas con un hombre que la hería con una parte de él. A pesar de estar en el seno de una familia amorosa, Beth no podía escapar de los horrores generados por el abuso de su padre.

Sus padres adoptivos la descubrieron masturbándose en muchas ocasiones y llegó a producirse sangrados. Torturó y mató a las mascotas de la familia e incluso a otras que se acercaban a su jardín. Lo más impresionante es que no mostraba ninguna clase de arrepentimiento por estas crueles acciones, lo que sumió a sus padres en la más profunda angustia y preocupación.

También torturó a su hermano Jonathan. Lo golpeaba y lo lastimaba, muchas veces con cuchillos y alfileres en sus partes íntimas. Manifestó expresamente querer matarlo a él y a sus padres. Ante tantas señales de alerta, era inminente la necesidad de una intervención.

La niña psicópata

Impactante fragmento de la entrevista a Beth Thomas con el Dr. Ken Magid

  • Ken: ¿Las personas te temen Beth?
  • Beth: Sí.
  • Ken: ¿Tus padres tienen miedo de ti?
  • Beth: Sí.
  • Ken: ¿Qué harías con ellos?
  • Beth: Apuñalarlos.
  • Ken: ¿Qué harías con tu hermano?
  • Beth:
  • Ken: ¿En quién te gustaría meter alfileres?
  • Beth: En mamá y papá.
  • Ken: ¿Qué te gustaría que sucediera con ellos?
  • Beth: Que murieran.

Despertar a la niña para opacar a la asesina

Tras recibir atención médica por parte de un psicólogo clínico, Beth fue diagnosticada con trastorno reactivo del apego. Esto incluía la incapacidad de relacionarse normalmente con otras personas y una marcada falta de empatía. Dichas características son asociadas con la psicopatía y la sociopatía.

Producto de su perverso comportamiento, sus padres no pudieron ocuparse más de ella. En 1989 fue internada en una clínica para recibir un tratamiento intensivo que le impuso gran cantidad de reglas, encierro para la seguridad de los otros niños del centro y reforzamiento de autoestima.

La niña pareció responder positivamente al tratamiento y su conducta agresiva comenzó a mejorar. Parte de su tratamiento fue registrado en el documental Child of rage de la cadena televisiva HBO. Esta producción dio a conocer el caso de esta niña iracunda alrededor del mundo.

La niña psicópata

La nueva Beth Thomas

Beth pudo superar los traumas y la conducta violenta desencadenada por su terrible infancia. Hoy en día es capaz de llevar una vida normal, se desempeña como enfermera y está dedicada a ayudar a los demás.

Fue capaz de reconstruir una relación sana con su familia y dejar atrás los oscuros episodios que se vivieron en el hogar. En este caso, la niña psicópata con perversas intenciones parece haber quedado atrás. Sin embargo, algunos especialistas creen que Thomas aprendió a fingir emociones y en el fondo sigue siendo una psicópata.

Beth Thomas en la actualidad

Beth Thomas en la actualidad