Con el paso del tiempo el ser humano ha evolucionado en muchos campos. Muchos misterios han sido resueltos y la tecnología se ha desarrollado a gran escala. Sin embargo, hay un enigma que permanece indescifrable: la mente humana. Billy Milligan representa uno de los más grandes enigmas para la ciencia. Por lo general, una personalidad basta para hacer del ser humano una criatura compleja, es por ello, que este hombre, de 24 personalidades representó todo un reto para la psicología.

William Stanley Milligan, mejor conocido como “Billy Milligan”, era un hombre nacido en Estados Unidos encarcelado por sus crímenes: robo a mano armada, múltiples violaciones en la Universidad Ohio y varios secuestros. Su nombre se hizo famoso cuando en los 70s, en un juicio que tuvo lugar en Ohio, su defensa afirmó que Billy poseía un inusual desorden de múltiples personalidades.

Sorprendentemente esta historia saltó a la fama gracias a Daniel Keyes, quien escribió una novela sobre este caso titulada “las mentes de Billy Milligan”. La novela tuvo un impacto tan grande que fue traducida en varios idiomas, y además, también fue adaptada en la pantalla grande en películas como: unbreakable y Split que han gozado de fama mundial.

LA INFANCIA TORMENTOSA: EL INFIERNO QUE NO PUDO ENFRENTAR

El hombre de las múltiples personalidades

Durante años, los psicólogos se han encargado de estudiar el desorden de personalidades múltiples. Algunos se debaten entre encasillarlo como una enfermedad, y otros creen que estas personas guardan cierto potencial oculto ya que pueden estar usando más funciones del cerebro de lo que es usual. A pesar de esto, todos concluyen en que la creación de una personalidad extra ocurre durante situaciones de estrés, ansiedad y traumas. Es decir, la persona afectada necesita disociarse de lo que está sucediendo y no lo puede enfrentar.

Por lo general, este trastorno psicológico no excede 10 personalidades en una misma persona. Por ello, el caso de Billy fue algo extraordinario y se convirtió en objeto de estudio a través de los años. Durante las entrevistas a este hombre se descubrió que al menos tres de las primeras entidades provenían de su infancia: un niño sin nombre, Samuel (era el único que creía en Dios) y Christine (tenía tres años y era la que tomaba el mando cuando Billy se metía en problemas en la escuela).

Desafortunadamente la infancia de Billy Milligan estuvo llena de abusos y maltratos por parte de sus padres sustitutos. Entre algunos de los daños que sufrió Milligan, los más perjudiciales fueron los de Johnny y Chalmer. Uno de sus primeros padrastros, Johnny, sufría de depresión, alcoholismo, e incluso, intentó suicidarse. En cuanto a Chalmer Milligan, su segundo padre sustituto, fue uno de los responsables directos de las desdichas de Billy Milligan, pues abusó de él en repetidas ocasiones durante su niñez.

 

EVITANDO LA CARCEL POR EL TRASTORNO DE PERSONALIDAD MULTIPLE

Luego de una infancia tormentosa, William Stanley Milligan decidió vivir una vida inclinada hacia la delincuencia. Era encarcelado continuamente por robos y por violaciones. En 1997, tres mujeres declararon haber sido violadas por este sujeto, Milligan comenzó lo que esperaba ser una larga estadía en la cárcel. Sin embargo, debido al diagnóstico de los médicos, se convirtió en el primer hombre con desorden de personalidades múltiples en ser enviado a un psiquiátrico y no a la cárcel.

Sorprendentemente este diagnóstico fue confirmado gracias a los testimonios de sus víctimas. Una de ellas afirmó que este extraño violador actuaba como una niña de tres años de edad. Como consecuencia de sus crímenes, Milligan fue enviado a varios hospitales psiquiátricos, la mayoría de ellos reportaron solo 10 de sus personalidades. Más tarde se descubrieron las otras 14 conformadas por “los indeseables”. Entre ellos había una lesbiana de 19 años, la culpable de las violaciones. En cuanto a los robos, se llevaban a cabo mediante las colaboraciones de varias entidades dentro del cuerpo de Milligan.

Otro en el espejo

Después de pasar 10 años en diferentes hospitales, en 1988, fue finalmente liberado. Comenzó una vida de bajo perfil en California trabajando en el área de producción cinematográfica. Sin embargo, al poco tiempo desapareció. Lo último que se supo de él es que murió de cáncer en el 2014. Y aunque nunca llegó a producir película alguna, su historia ha sido un éxito en la pantalla televisiva.