El Arca de la Alianza es sin duda una de las reliquias más buscadas en el mundo. Un hecho extraño, considerando que no existe una prueba sólida absoluta de que el arca haya existido. Pero muchos así lo creen, y lo han hecho a lo largo de la historia, por lo que hay una gran cantidad de teorías sobre dónde se encuentra el día de hoy.

Para cualquiera que haya visto la película “Los cazadores del arca perdida” de la serie Indiana Jones, la idea de los nazis en busca de reliquias antiguas no es tan extraña y de hecho  esta noción es bastante acertada. El régimen nazi tenía un verdadero deseo por localizar muchas de reliquias antiguas,  incluyendo el Arca de la Alianza, y gastaron mucho tiempo y dinero haciéndolo.

El arca fue una de las reliquias buscadas por la secta nazi Anherbe, un grupo que se especializó en practicar el ocultismo y tratar de descubrir ciudades perdidas. Su misión era encontrar objetos legendarios para aumentar el poder del grupo y la raza aria. Sin embargo, nunca pudieron encontrar el arca o algún indicio de donde podría estar.

DESCRIPCIÓN DEL ARCA

Según varios pasajes de la biblia estos son los detalles que se tienen del Arca de la Alianza: era un cofre hecho de madera de acacia, cubierto con oro puro por dentro y por fuera. Tenía tres pies y nueve pulgadas de largo, dos pies y tres pulgadas de ancho y dos pies y tres pulgadas de alto.

En cada lado había dos anillos de oro en los que se podían insertar postes para que el arca pudiera ser llevada. Tenía una cubierta, llamada “el asiento de misericordia” o “asiento de expiación”, que estaba hecha de oro puro. En esta cubierta había dos querubines cuyas alas se extendían sobre la tapa. Los querubines expresaban el anhelo de los pueblos por sentirse seguros en los brazos de Dios.

Dios ordenó a Moisés que pusiera en el arca tres cosas: una olla de oro con maná, la vara de Aarón y las dos tablas de piedra en las que estaban escritos los Diez Mandamientos.

El arca dorada

EL ARCA EN LA BIBLIA

La batalla de Jericó, Jean Fouquet La batalla de Jericó, Jean Fouquet

Las leyendas y descripciones del Arca más destacadas, al menos en La Biblia, están en el Libro del Éxodo. Durante 1500 a.C, Moisés fue al Monte Sinaí, donde se encontró con el Señor. A su regreso, llevaba consigo dos tablas: los Diez Mandamientos, y también recibió instrucciones sobre cómo construir un “contenedor” para conservarlos.

Este contenedor era el Arca de la Alianza. Muchos estudiosos creen que este artefacto tenía poderes celestiales avanzados y de hecho, muchos se preguntan si quizá la habilidad para separar las aguas de Moisés estaría conectada a los poderes del Arca.

Otra historia es la del El muro de Jericó. Los israelitas debían marchar alrededor de la ciudad cargando el Arca por siete días siguiendo instrucciones de Dios. Pero al final, el muro fue destruido cuando los israelitas hicieron sonar sus trompetas de cuernos de carnero. ¿Podría haber sido esto algún tipo de sonar o tecnología del sonido que causara destrucción?

Los textos del Éxodo también insinúan la construcción de una segunda Arca. Sin embargo, esta Arca debía permanecer bajo el Tabernáculo, que era un santuario móvil construido por los israelitas bajo las instrucciones dadas por Dios a Moisés.

LA MÁQUINA DE MANNA

 La recolección de maná en el desierto, James Tissot La recolección de maná en el desierto, James Tissot

Durante su éxodo de cuatro décadas a través de los duros desiertos, los israelitas se mantuvieron vivos con el consumo del “Maná“, una comida que cayó del cielo y se posó en el Arca. Es discutible que el Arca, por lo menos en parte, pudo haber contenido un dispositivo que de alguna manera era capaz de producir este “maná” solo con aire. Tal vez mediante la utilización de la humedad que ya está presente en el mismo. En el libro, “The Manna Machine”, George Sassoon y Rodney Dale, teorizaron que este dispositivo estaba en el Arca.

La “Máquina de Maná” era la clave para proveer sustento en un paisaje desolado como el Desierto del Sinaí. Según los autores, era básicamente un dispositivo que usaba una energía nuclear para producir Maná. Por cierto, el elemento nuclear también explicaría y respaldaría las historias de “muerte instantánea” de muchos que la probaron.

La máquina funcionaba por seis días consecutivos, y se limpiaba cada séptimo día de modo que permaneciera en buen funcionamiento. De ahí, afirman los autores, es de donde surge la idea del Sabbath, el séptimo día de descanso.

El Arca pudo haber jugado un papel importante en la búsqueda de áreas del desierto que fueron clave para la supervivencia de los israelitas. Quizá los versos de la biblia que implican que el Arca salió al desierto antes que los israelitas sean descripciones de una tecnología que analizaba el área. Parece que el Arca era un dispositivo multiuso, sin el cual su viaje habría sido probablemente imposible.

¿DONDE ESTÁ EL ARCA?

Capilla de las tablas, EtiopíaCapilla de las tablas, Etiopía

Una de las teorías más creíbles es que el Arca de la Alianza está en Aksum, Etiopía. En ese pequeño pueblo se encuentra la Catedral de Santa María de Sión.

La Capilla de las Tablas es custodiada por un solo monje, que es la única persona que tiene permitido ver el Arca. Una vez que alguien se convierte en el monje guardián, lo sigue siendo para toda la vida y no puede salir de los terrenos de la capilla. Normalmente, el monje nombra a su sucesor antes de morir. Sin embargo, si el monje muere antes de nombrar a un sucesor, los monjes de un monasterio cercano tienen la tarea de elegir al siguiente guardián.

Es por esto que aunque muchos aseguran que el Arca se encuentra en esta capilla, nadie tiene pruebas reales ni alega haberla visto con sus propios ojos.

En este documental se discute más a fondo la historia de esta antigua reliquia.