Mientras el gobierno de los Estados Unidos y su industria militar continúan con la divulgación parcial de muchos de sus descubrimientos, muchos amantes de los OVNIs aseguran que tenemos pruebas que datan del antiguo Egipto y que apuntan a la existencia de vida extraterrestre. En especial, hacen alusión a las inscripciones halladas en el Templo de Seti.

El Templo de Seti en Abidos, Egipto, fue construido para la adoración de todos los dioses egipcios y los faraones que le precedieron a Seti I. La construcción fue finalizada por su hijo, Ramsés II.

En sus paredes se encuentra una lista con los nombres de los 76 faraones de las principales dinastías reconocidas por Seti, la cual recibe el nombre de la “Lista Real de Abidos“, mostrando la identidad de los faraones en cartuchos, desde el primero, Narmer o Menes, hasta el propio Seti I.

Este templo también es famoso por otro de sus grabados. En un panel encontrado dentro del templo, tallado hace más de 5000 años, hay descripciones que se asemejan a un helicóptero, una nave espacial y aviones de combate.

El panel ha recibido el nombre de ‘Jeroglíficos del helicóptero’ y ha causado bastantes discusiones entre los partidarios de la vida extraterrestre. Muchos seguidores del descubrimiento argumentan que si esta civilización antigua estaba tallando helicópteros y naves espaciales modernas en sus obras, es porque debieron verlas, quizá en representaciones visuales como fotografías.

¿ALIENS O VIAJEROS DEL TIEMPO?

Esto deja abierta la posibilidad que los responsables de todo son viajeros del tiempo. Sin embargo, hay quienes llevan sus teorías un paso más allá, agregando alienígenas a la ecuación.

Uno de los mitos populares es que una “raza más avanzada” facilitó detalles de una tecnología futurista a los egipcios y eran visitantes de un planeta lejano que solo querían compartir sus conocimientos con las comunidades primitivas de la tierra.

La teoría de los antiguos aliens sugiere que estos seres espaciales fueron los responsables de la construcción de las pirámides, el Stonehenge y otros monumentos emblemáticos del pasado.

Además, este panel no es el único que ha sido objeto de atención por su posible relación con civilizaciones espaciales. En otro pictograma, se observan mujeres egipcias con cráneos alargados que sostienen pequeñas criaturas con rasgos poco humanos.

LA ALTERACIÓN DE LOS NOMBRES

Frente a estas teorías, han surgido otras explicaciones para alimentar aún más la polémica.

Los escépticos argumentan que la falta de mención alguna de aviones o visitantes espaciales en los escritos egipcios despojan de validez dichas teorías. También señalan que los egipcios registraban la mayoría de los eventos importantes y estaban orgullosos de sus logros, por lo que es más probable que fuera un registro de sus propias hazañas.

De acuerdo al sitio web ‘Rain is Cool’, las misteriosas marcas son el resultado de una maravillosa alteración. El sitio web explica que las imágenes futurísticas pudieron ser creadas accidentalmente al superponer un nombre egipcio sobre otro.

Varios egiptólogos aseguran que la superposición de tallados era común y esto resultaba en un error tipográfico o ‘palimpsesto’.

PRÁCTICAS INUSUALES

Aunque algunos escépticos afirman que las imágenes fueron alteradas al añadir el nombre de Ramsés II en una fecha posterior a su creación, otros lo refutan indicando que esta práctica sería muy inusual ya que la mayoría de los paneles jeroglíficos eran tallados en un pedazo grande de piedra y luego puestos en su lugar permanentemente. Esto sería similar a atreverse a dañar una pieza histórica, o utilizar recursos de baja calidad para obras que se pretenden duren una eternidad.

En estos casos, podría también entrar la posibilidad de que se tratará de una excepción, pero la realidad es que nunca podrá saberse a ciencia cierta.

Por un lado, la idea de que el hombre pudiera haber recibido influencia de civilizaciones desarrolladas, hace a muchos enervarse y hallar cualquier explicación para descartar esta posibilidad. Por el otro, parece que existe una tendencia a subestimar el potencial humano de las antiguas civilizaciones, y no hallan otra explicación a los posibles logros del pasado, sino en la irrefutable asistencia de una o varias “entidades más inteligentes”. La realidad es, que el pasado está lleno de misterios, y las posibilidades más insólitas también son una ventana para obtener las respuestas a muchas de las inquietudes del hombre.