Un fenómeno muy atemorizante que ha capturado la imaginación, infundido miedo, y generado una gran cantidad de reportes inquietantes a través de los años es el de los espeluznantes Niños de ojos negros, también llamados BEKs por su nombre en inglés. Si bien cada caso es realmente extraño y desconcertante, algunos llegan al punto de demostrar que estas entidades misteriosas no solo son buenas para asustar, sino que en algunas ocasiones matan.

Los Niños de ojos negros han sido reportados por décadas, y generalmente siguen cierto patrón aterrador. Los niños se presentan generalmente en pares y aparecen sobre todo en áreas rurales o escasamente pobladas. Por lo general, parecen niños normales de lejos, pero una inspección más cercana revelará que tienen una tez pálida y enfermiza, y que sus ojos son completamente negros, sin ningún iris o pupila discernible, similar a los ojos de un tiburón.

A pesar de que las historias pueden variar en sus detalles, los reportes coinciden en que estas entidades misteriosas exudan una ola intensa de temor y pánico para quien se los encuentra, y se dice que sus ojos tienen una cualidad perturbadora, siniestra e hipnótica.

Modus operandi

Casi cada informe de BEKs indica que estos niños piden entrar en hogares o vehículos jugando el papel de víctimas. Estas solicitudes a menudo son hechas de manera inocente y educada; por lo general piden un paseo o utilizar un teléfono, pero no es sorprendente que debido a sus ojos negros y al aura de miedo que exudan, el propietario o conductor sean reacios a cumplir con el pedido.

Niños tenebrosos

Esto hará que los extraños niños se vuelvan más exigentes, desesperados y malhumorados, a veces incluso violentos, golpeando o rayando las puertas de la casa o del auto. Algunos testigos afirman que los niños de ojos negros tienen la capacidad de sembrar confusión en la mente de sus víctimas, posiblemente para volverlos vulnerables y abiertos a cumplir sus deseos.

Una característica común a cada informe es que estas criaturas no pueden entrar por la fuerza, deben ser invitados, y en la mayoría de los casos, cuando los amenazantes niños finalmente se rinden, dejan a la víctima exasperada, confundida y con la profunda sensación de que han evitado algún tipo de destino horrible.

En estos casos la víctima no sufre ningún daño más allá de un gran susto; pero este no siempre es el caso, y algunos reportes más escalofriantes parecen señalar que estas criaturas enigmáticas tienen la capacidad de causar gran daño. Por ejemplo, hay informes que parecen responder a la pregunta de qué es exactamente lo que sucede si alguien cede a sus demandas y los deja entrar a su hogar.

Encuentro cercano

Uno de estos informes fue enviado vía email por una mujer de una tranquila ciudad rural en Vermont al sitio web Week in weird, en el cual ella dice haber dejado a los niños entrar a su hogar, causando consecuencias desastrosas.

La testigo afirmó que en 2015 estaba durmiendo en casa con su esposo cuando hubo un golpe repentino y muy fuerte en la puerta principal aproximadamente a las dos de la madrugada. La mujer al principio pensó que era alguien que se había accidentando o se quedó atrapado en la carretera cercana, ya que había una tormenta de nieve. Al asomarse en la ventana comprobó que las luces del porche estaban encendidas y que había huellas en la nieve, pero no había señal de ningún automóvil cerca.

La mujer despertó a su marido y bajaron a investigar. Pensando que era alguien en problemas, abrieron la puerta para ver a un niño y una niña de alrededor de 8 años. Los dos niños estaban vestidos con ropa ligera no apta para el invierno y tenían cortes de cabello obsoletos y de aspecto extraño, y ambos miraban al suelo. Curiosamente, en lugar de preocuparse por ellos y ofrecerles ayuda, la pareja de inmediato sintió repulsión, y en lugar de dejarlos entrar les preguntaron dónde estaban sus padres, a lo que los dos niños espeluznantes respondieron “estarán aquí pronto.”

A pesar de la inquietante actitud de los niños, la mujer y su esposo se convencieron de que debían haberse perdido en el bosque y, teniendo en cuenta que estaban vestidos inadecuadamente para el clima cada vez más frío, los dejaron entrar.

“Nuestros padres estarán aquí pronto”

Una vez dentro, les ofrecieron una bebida caliente y les preguntaron qué les había sucedido y de donde venían, pero cada pregunta fue respondida por los niños con: “Nuestros padres estarán aquí pronto.” La mujer notó que sus voces tenían una especie de extraña melodía, y también que los niños no parecían estar perturbados ni nerviosos en lo más mínimo de estar en la casa de un extraño. Por otro lado, los gatos de la familia, normalmente muy amistosos, se escondían, y cuando ella fue a acariciar a uno, el animal le gruñó.

Cuando la mujer regresó a la sala los niños estaban sentados en el sofá, pero su esposo estaba sosteniendo su cabeza en sus manos. Al preguntarle qué ocurría el hombre respondió que se sintió mareado de repente. Cuando la mujer se volvió hacia los niños para darles su cacao, ellos al fin la miraron. Sus ojos eran completamente negros. No tenían blancos, sólo pupilas negras gigantes.

niños de ojos negros

Cuando los niños notaron que la mujer estaba asustada, se pusieron de pie y preguntaron si podían usar el baño. Entraron juntos en el baño y la mujer aprovechó para preguntar a su marido si había visto lo mismo que ella, él asintió. En medio de la conversación la nariz del hombre comenzó a sangrar de la nada.

Las consecuencias

En este punto la mujer afirma que la luz de la casa se cortó abruptamente, dejándolos en la oscuridad. Ella corrió hacia la cocina y se sobresaltó al ver a los dos niños inmóviles en el pasillo. Después de un momento de pesado silencio, uno de ellos  anunció “Nuestros padres están aquí”, fueron a la puerta principal, la abrieron y se internaron en la tormenta de nieve. La mujer pudo ver a través de la nieve un auto oscuro en la carretera, con dos hombres altos vestidos de negro, que miraron a la casa antes de entrar en su vehículo y alejarse. La luz regresó.

Aunque esto ya es bastante inquietante, las cosas sólo empeoraron para la pareja. En los meses siguientes tres de sus gatos desaparecieron y otro fue encontrado muerto en un charco de sangre en medio del piso de la sala, aparentemente por algún tipo de hemorragia interna. Aún peor, el marido empezó a sufrir constantes hemorragias nasales y también se le diagnosticó una forma rara de cáncer de piel muy agresivo y terminal.

La mujer afirmó que también estaba experimentando hemorragias nasales frecuentes que no tenían ninguna causa aparente, así como repentinos mareos, y que su salud se había deteriorado dramáticamente desde su reunión con los niños de ojos negros.

Otros reportes

En uno de los relatos, se afirma que un hombre viajaba a California para visitar a un amigo y por el camino había parado en un bar para tomar una copa antes de ir a su hotel. Mientras estaba allí, inició conversación con una mujer que trabajaba en el bar, y terminó acompañándola a su casa. La mujer lo invitó a pasar y terminaron teniendo relaciones.

Ojo macabro

Sin embargo, en algún momento de la noche, el hombre se levantó para ir a la cocina a tomar un vaso de agua y afirma que vio a varios “niños pequeños, aterradores” que paseaban sin rumbo y que tenían los ojos negros. Meses después, el hombre fue diagnosticado con cáncer de vejiga y murió. Según su amigo, él hombre había insistido hasta el final que los Niños de ojos negros que había visto y la mujer misteriosa, posiblemente su cuidadora, habían sido los culpables de su condición.

¿Qué son los Niños de ojos negros y qué quieren?

Existen muchas dudas sobre la naturaleza de estos niños, ¿qué son en realidad estas entidades? ¿Demonios, alienígenas, fantasmas, vampiros? Muchos piensan que tienen una conexión con los enigmáticos Hombres de Negro, o que son algo que va más allá de nuestra comprensión.

Nadie sabe con certeza que buscan, pero una cosa segura es que los reportes de encuentros con los Niños de ojos negros siguen aumentando. Es posible que nunca se descubra exactamente lo que hay detrás de este fenómeno, pero reportes como estos muestran que estas entidades son más siniestras de lo que parecen.