Hoia Baciu queda en Transilvania, en el centro de Rumania, cuya localidad es popularmente relacionada con vampiros y otras criaturas mitológicas. El lugar, con sus castillos y pintorescos paisajes se ha convertido en una atracción turística. Entre las zonas más populares se encuentra el conocido Castillo de Drácula, esta construcción sirvió de inspiración para que Bram Stocker escribiera su famosa novela Drácula.

Las historias fantásticas abundan en la región y aunque la mayoría tienen a los no-muertos como sus protagonistas, hay una historia que va ganando popularidad entre los visitantes. Se trata del triángulo de las bermudas de Transilvania, un bosque infernal donde los eventos paranormales abundan y cada vez se pierden más personas.

 

Hoia Baciu

 

El bosque de 250 hectáreas es conocido como el triángulo de las Bermudas de Transilvania, aunque su nombre oficial es Hoia Baciu. El origen de su nombre es tan inquietante como los eventos que ocurren en este bosque. Nadie sabe la fecha exacta del primer suceso, pero sí los detalles que causaron conmoción en los poblados cercanos.

Un pastor paseaba cerca del borde del bosque con su rebaño, esta era su ruta habitual la cual había transitado en innumerables ocasiones. Ese día, algo inusual alteró la rutina, una de sus ovejas se apartó del rebaño e marchó hacia el bosque. Decidido a recuperarla, el pastor se internó en las profundidades del bosque con sus trescientas ovejas. Nadie volvió a verlo ni a su rebaño. Se organizaron grupos de búsqueda, pero no se encontraron ni siquiera huellas en el suelo. El pastor había desaparecido, literalmente sin dejar rastro.

 

Hoia Baciu

Árboles en Hoia Baciu

 

Tierra de misterio

 

El bosque ha sido objeto de diversos estudios, no solo los amantes de lo paranormal han mostrado interés en el lugar, científicos de varias universidades del mundo se han dado cita en Hoia Baciu en busca de respuestas. Una de las interrogantes más grandes se dio tras un estudio de la vegetación en la zona.

Plantas de apariencia bizarra y arboles con malformaciones inexplicables son algunos de los ejemplos encontrados en el bosque. Algunos ejemplares fueron llevados a un laboratorio, pero ninguno logró sobrevivir fuera del bosque. También llama la atención un claro en el medio del bosque donde no crece nada. Los estudios de suelo comprobaron que la tierra en ese lugar es normal, sin embargo nada de lo que intentaron plantar logró crecer.

La creencia popular sobre el claro es que se trata de la zona donde los visitantes extraterrestres hacen su descenso a nuestro planeta.

Hoia Baciu

Terreno donde no crece vegetación de ningún tipo en Hoia Baciu

 

Visitantes de otro mundo

 

En los años 60’s los alienígenas seguían siendo un tema popular, alrededor del mundo grupos aficionados y programas del gobierno invertían su tiempo en la búsqueda de vida extraterrestre. Mientras en Estados Unidos las investigaciones los llevaron al desierto, en Rumania se centraron en un bosque y no otro que Hoia Baciu. En 1960, el biólogo Alexandru Sift tomó una serie de fotografías donde se podía apreciar claramente un disco de luz flotando en el cielo sobre el bosque.

Un par de años más tarde, en 1968 el técnico militar Emil Barnea llegó a la zona y repitió la hazaña de Sift con una serie de fotografías donde claramente se veía un objeto volando sobre el bosque. Las fotografías atrajeron la atención de una universidad cercana que inmediatamente lanzó una investigación en la zona, la misma se mantiene hasta la actualidad y aunque no han revelado mayores detalles, ha generado especulaciones.

Desde 1970, el bosque se ha convertido en un lugar ideal para la observación de ovnis, pues las luces de tonos naranjas y verdes pueden apreciarse de noche sin la necesidad de equipos. También ha habido reportes de figuras caminando entre la vegetación, pero para esto existen varias teorías.

Hoia Baciu

Imagen capturada por Alexandru Sift

 

Puerta al otro lado

 

Las leyendas que se han creado alrededor del bosque se alimentan de los testimonios de los valientes que han entrado y vivido para contarlo. Existe un consenso sobre la sensación experimentada una vez dentro del bosque, los testigos aseguran haber sentido mareos, náuseas, dolores de cabeza, ansiedad y como si algo los estuviera observando de cerca. También se han referido a la inexplicable aparición de erupciones en la piel y quemaduras con formas extrañas.

No sorprendería que existiera una criatura vigilando entre los árboles, se han reportado avistamientos de criaturas humanoides de ojos verdes brillantes. Esto podrían ser alienígenas o algo más ya que los “expertos” sobre el bosque tienen la firme creencia de que Hoia Baciu es de hecho, un portal a otro mundo. Esto explicaría las desapariciones y las criaturas que supuestamente allí habitan.

Hoia Baciu

 

Perdidos y no encontrados

 

Las desapariciones son algo común en Hoia Baciu, los números de visitantes que no regresan han ido en aumento debido a la popularidad del lugar. Aunque es fácil perderse en un terreno de ese tamaño, sorprende que no se encuentren rastros de los perdidos.

El caso más popular según los locales es el de una niña de cinco años que vivía cerca del bosque. Una tarde, la niña se encontraba sin supervisión adulta y caminó hacia el bosque, nadie volvió a verla. La familia había perdido la esperanza de reencontrarse con la pequeña, pero cuál sería su sorpresa cuando cinco años después la niña reapareció. Vestía la misma ropa y no había envejecido ni un día, aunque para los locales pasaron cinco años, para ella transcurrieron minutos.

Quienes caminan dentro del bosque experimentan desorientación y en muchos casos pérdida de memoria, lo que les imposibilita el hacer un recuento de lo experimentado dentro del bosque embrujado. Las brújulas se ven afectadas por la energía del lugar y los aparatos electrónicos muestran interferencias cuando son utilizados dentro del bosque.

Hoia Baciu

 

Desde el más allá

 

El bosque Hoia Baciu es conocido por sus alienígenas, pero también tiene una abundante población de fantasmas que no puede ser ignorada. Estas apariciones han sido documentadas en video y fotografías. Existen diversas teorías sobre el origen de estos espíritus, una de ellas incluye a Vlad el Empalador, famoso rey que inspiró el famoso vampiro Drácula.

La afición del joven rey por la sangre es conocida, se dice que en diversas ocasiones, Vlad el Empalador abandonó cadáveres en los límites del bosque y también practicó ejecuciones en Hoia Baciu. Algunos van más allá y aseguran que el espíritu del propio Vlad vaga por el bosque buscando sangre.

Otro fantasma popular es el de la novia de Hoia Baciu. Cuenta la leyenda que una joven se encontraba paseando por el bosque junto a su prometido, sin darse cuenta, terminaron tomando caminos separados y jamás volvieron a reunirse. Se dice que el fantasma de la joven vaga por el bosque con su vestido blanco, solo ha sido vista por mujeres y niños pequeños a quienes saluda buscando atraerlos a la profundidad del embrujado bosque.

 

Autor: Melany Moncada