Al momento de planificar unas vacaciones, es necesario seguir una serie de pasos. Primero se escoge el destino y posteriormente comienza la búsqueda del lugar ideal para hospedarse. Cada hotel tiene sus propios encantos, pero algunos destacan por algo fuera de este mundo. Con el paso de huéspedes y las historias que allí se viven, es normal que los hoteles se conviertan en escenario de actividad paranormal.

Un fantasma amigable no es molestia, pero algunos casos, estos fantasmas se tornan tan violentos que han obligado a los vivos a abandonar los edificios por completo. Desde novias de luto hasta misteriosos hombre vestidos de negro son algunos de los espantos que se pueden encontrar en estos hoteles del terror.

 

Anderson Hotel

 

Ubicado en Kentucky, Estados Unidos, este hotel era una joya oculta de la actividad paranormal. El único indicio de que estuvo allí es un viejo cartel que puede verse desde la calle. El hotel se encuentra sobre un café que parece inmune a las actividades que ocurren en el piso superior. En sus inicios el Anderson Hotel servía de residencia para prostitutas y criminales, convirtiendo sus pasillos en el lugar ideal para actividades ilegales.

Una serie de suicidios llevó al cierre definitivo del hotel que ha permanecido abandonado por varias décadas. Con un historial de muertes violentas, el lugar atrajo la atención de los cazadores de fantasma cuya curiosidad fue rápidamente recompensada. La violencia caracteriza a los fantasmas del Anderson Hotel, quienes se atreven a visitarlo han relatado cómo son empujados contra las paredes y existe evidencia fotográfica de las mordidas que aparecen en los cuerpos de los visitantes.

El hotel también está lleno de objetos aterradores como colchones llenos de sangre, fotografías viejas, muñecas de apariencia diabólica y lo que se cree es una tabla de invocaciones. La teoría sobre la tabla es que un antiguo huésped intentó deshacerse de los fantasmas, sin éxito. A pesar de que el lugar atrajo todo tipo de atención, el dueño del edificio lo cerró por completo al público después de un incidente que dejó permanentemente lesionado a un investigador paranormal.

Hoteles peligrosos 1

Señal del Anderson Hotel

 

Historic National Hotel

 

Este hotel californiano está lleno de historia como su nombre lo indica. Establecido en 1859, fue la primera estructura permanente de Jameson, California en Estados Unidos. Servía como hospedaje para hombres atraídos por la fiebre del oro. Aunque la economía en la zona eventualmente dio un cambio, el hotel se ha mantenido a lo largo de los años como un destino no solo para los amantes de la historia sino para los aficionados de lo paranormal.

El Historic National Hotel tiene varios residentes permanentes, uno de ellos es Flo. Esta mujer llegó al hotel por primera vez acompañada del que era su novio, él pretendía probar su suerte con el oro y ella se mantenía en el hotel. Su compromiso fue celebrado por los otros huéspedes que le tenían cariño a la pareja y el matrimonio ocurrió pronto, pero la felicidad no duraría mucho para la joven pareja. Tras una disputa con otro caballero, el esposo de Flo recibió un disparo en la puerta del hotel donde murió.

Con el corazón roto, Flo siguió viviendo el hotel donde falleció de un infarto. Aunque su cuerpo partió, su espíritu se quedó atrapado entre aquellas paredes donde pueden escucharse sus lamentos. Los visitantes del hotel han escrito sus testimonios de encuentros con Flo en las libretas que tiene cada habitación. Otro inquilino permanente es el Hombre de Negro, un fantasma poco amigable que toma del brazo de forma violenta a las personas que caminan por los pasillos del hotel.

Hoteles peligrosos

Fachada del National Hotel en la actualidad

 

Statler Hotel

 

La cadena de hoteles Statler es un exitoso negocio con un origen oscuro. El primer hotel fue construido en Buffalo, Estados Unidos en el año 1921. Los candelabros importados, las estatuas italianas y las columnas lo convirtieron en el punto de reunión de la alta sociedad en Buffalo. Las fiestas allí celebradas atraían a todo tipo de celebridades del nivel de Elvis Presley y otros personajes menos amigables como el mafioso Al Capone. También sirvió como hospedaje del presidente Richard Nixon.

La economía en Buffalo obligó a que el hotel cerrara a mediados de los años 80, por más de una década permaneció cerrado. En 1995 comenzaron las restauraciones y es allí cuando la historia del hotel da un giro inesperado. Los trabajadores fueron los primeros testigos de las voces fantasmales que se escuchaban en los pasillos del Statler. La terraza y la antigua piscina eran los principales focos de la actividad paranormal.

Hoteles peligrosos

Interior del Statler original

Lo que comenzó de forma inofensiva, pronto se convirtió en un campo de batalla. Los espíritus de la piscina fueron los primeros en mostrarse violentos, los trabajadores eran empujados contra las paredes y misteriosos arañazos aparecían en sus cuerpos. Las renovaciones tampoco avanzaban, por cada problema que resolvían, otros tres aparecían. En los pisos superiores se escuchaban maletas siendo arrastradas en el pasillo, en el comedor resonaban los cubiertos contra los platos.

Pronto se hizo evidente que la recuperación del que alguna vez había sido el centro de Buffalo sería imposible. Los dueños tomaron la única decisión razonable y vendieron el edificio al mejor postor.

 

Mount Washington Hotel

 

New Hampshire es un pintoresco destino lleno de lugares históricos habitados por cientos de fantasmas. Entre los faros, hospitales y edificios abandonados, se podría especular que New Hampshire es el estado más embrujado de Norte América. El Mount Washington Hotel no es la excepción, establecido en 1902 tuvo una historia rápida, pero no por ello menos acontecida.

Carolyn era el nombre la anfitriona y dueña del hotel, este enorme edificio hospedó a celebridades como Babe Ruth, Alfred Hitchcock y John Rockefeller. Allí los visitantes buscaban un escape del mundo, un rincón alejado de la sociedad donde relajarse y olvidarse de sus preocupaciones. Este paraíso terrenal cerró apenas un año después tras la muerte del esposo de Carolyn. Aunque el hotel cerró sus puertas, la anfitriona insistió en seguir viviendo allí.

Tras su propia muerte, Carolyn se convirtió en una residente permanente del hotel que abriría sus puertas al público décadas más tarde. Los visitantes dicen que se puede ver a Carolyn en los pasillos y en la habitación 314 se escucha su risa claramente, esta era su antigua habitación. Y aunque un fantasma suena pintoresco, lo más atractivo del hotel no está entre sus paredes precisamente.

Los alrededores del Mount Washington Hotel han sido declarados como el hogar de Pie Grande, así es, la mitológica criatura habita en New Hampshire. Varios testigos han asegurado haber visto a Pie Grande en las inmediaciones y es común que grandes grupos se hospeden en el hotel para luego visitar los bosques en busca del evasivo peludo.

Hoteles peligrosos

Fachada del Mount Washington Hotel

 

Autor: Melany Moncada