Los cementerios son el lugar del descanso eterno, para algunos son zona de paz, pero otros los consideran lugares embrujados por naturaleza. Según creencias populares, el primer fallecido en ser enterrado en un cementerio nuevo se verá atrapado allí sin poder lograr el descanso, por ello se acostumbra a enterrar primero a un perro. Y es esta tradición la que dio vida a la histoiria de la lápida del ángel que guarda un terrible maleficio, producto de la negligencia de no cumplir con el debido ritual.

Las historias de fantasmas que vagan entre las lápidas de los cementerios abundan, también son el lugar de saqueadores sin escrúpulos. Aunque pueden contarse relatos escalofriantes sobre los diversos cementerios alrededor del mundo, pocos tienen una historia tan letal como el cementerio de Oakland en Iowa, Estados Unidos. Sobre las tumbas se levanta un ángel vigilante que ha aterrorizado a los visitantes de este cementerio por casi cien años.

Resultado de imagen para Black Angel of Oakland Cemetery

Estatua del ángel sobre la tumba de los Feldevert

Tragedia familiar

 

La historia de la familia Feldevert comienza como la de cualquier otro inmigrante, en busca de mejores oportunidades, la familia se mudó desde Europa a Estados Unidos. Teresa y su hijo Eddie se instalaron en Iowa City, Iowa donde la mujer ejerció como médico, carrera que había estudiado con esfuerzo en su antiguo país. Su tranquila vida tomó un giro inesperado cuando Eddie contrajo meningitis, enfermedad que acabó con su vida en 1891 cuando apenas tenía 18 años.

En el cementerio de la ciudad, Teresa enterró a su hijo y único familiar cercano. Queriendo escapar del dolor causado por la muerte de Eddie, la mujer se mudó al estado de Oregon donde la vida le daría una segunda oportunidad. Nicholas y Teresa contrajeron nupcias al poco tiempo de conocerse, juntos comenzaron una vida familiar feliz, pero la tragedia pronto llegaría a la puerta de los Feldevert. En 1911, Nicholas falleció de forma trágica en un accidente.

Azotada nuevamente por el dolor de la pérdida de un ser querido y sola en el mundo por segunda vez, Teresa decidió regresar a Iowa City. Junto a su hijo, colocó las cenizas de su esposo y ordenó una estatua de bronce para colocarla sobre las tumbas de ambos. Un hermoso ángel de dos metros de alto fue instalado en el cementerio en 1912. Por 12 años, el ángel cuidaría de la tumba, pero con la muerte de Teresa, las cosas cambiaron.

Resultado de imagen para Black Angel of Oakland Cemetery

Tumba de los Feldevert donde se aprecian las fechas de muerte

 

De la luz a la oscuridad

 

En 1924 Teresa falleció y sus cenizas fueron colocadas, junto a las de su esposo en la base del ángel. Allí la historia tomó un giro turbio que nadie ha podido explicar. La estatua que en algún momento había sido de un hermoso color dorado, comenzó a tornarse de un tono oscuro hasta volverse completamente negra. El deterioro comenzó en los ojos y poco a poco fue extendiéndose por toda la figura. La imagen que en algún momento había resultado reconfortante para los visitantes del cementerio, ahora causaba miedo.

Los peatones evitaban pasar cerca de las tumbas de los Feldevert por miedo a la visión del ángel negro, pero esto no evitó que más de un curioso quisiera acercarse a ver con sus propios ojos el fenómeno. Lo que ocurrió a continuación espantó hasta al más incrédulo. Las historias comenzaron a circular y aunque los detalles variaban según el narrador, la esencia era la misma aquellos que tocaban la estatua del ángel caían muertos al poco tiempo.

La versión más popular es de la una chica que visitó al ángel en una noche de luna llena y le besó los pies, seis meses fue encontrada muerta en su casa. Otro relato cuenta que un grupo de jóvenes visitó al ángel en una noche de Halloween y se retaron entre ellos a tocarlo. Una de las chicas dio un paso al frente para ser la primera y cayó muerta en el acto, víctima de un infarto fulminante. Otras versiones más macabras hablan de mujeres embarazadas que tuvieron abortos espontáneos solo por caminar cerca del ángel.

 

Estatua Angelical

Más secretos familiares

 

Varias teorías circulan sobre la verdadera causa para el deterioro de la estatua. Los menos creyentes explican que se trata del óxido natural del metal.

Una versión cuenta que Teresa era una mujer misteriosa y por ello el ángel se tiñó de negro, para recordarle a ella sobre los pecados cometidos en vida. Hay quienes la señalaron como bruja y también cuestionaron su alianza con fuerzas demoniacas, la base de estas acusaciones es la estatua en sí. Tradicionalmente los ángeles son representados con las alas abiertas y la mirada en el cielo, en este caso, el ángel tiene las alas sobre sí y mira hacia el suelo. Otro detalle curioso es que la fecha de su muerte no está escrita.

En otra historia se dice que el ángel cambió de color gracias a una promesa rota. Al parecer, en su lecho de muerte Nicholas le hizo prometer a su esposa que se mantendría fiel a él incluso después de su partida, Teresa estuvo de acuerdo, pero pronto rompió su promesa y el ángel es un recordatorio de su traición. La explicación más macabra es sin duda esa donde indican que la muerte de Eddie, hijo de Teresa no fue un accidente, se cree que la mujer asesinó a su propio hijo.

 

Los expertos hablan

 

Aunque ninguna teoría ha sido probada como correcta, el ángel del cementerio de Iowa City se ha convertido en un punto de referencia para los fanáticos de lo paranormal. En diversas ocasiones, grupos de investigadores se han dado cita en el lugar y los resultados han sido contundentes. Existen grabaciones de sonidos fantasmagóricos recogidos en la zona, así como fotografías con anomalías de luz.

El caso ha llamado la atención de la televisión, el canal Syfy grabó un programa especial sobre la estatua y aunque nadie se atrevió a tocarla, sí fueron testigos de ciertas irregularidades. Con una cámara térmica registraron un aumento en la temperatura de la estatua, esto llamó la atención pues la grabación se realizó en pleno invierno.

Estatua Angelical

Tumba de Rut Ann Dodge

 

Otro ángel caído

 

Del otro lado del estado de Iowa, se levanta otro ángel negro en el Cementerio Fairview. Este se encuentra protegiendo la tumba de Ruth Ann Dodge. El terreno donde se encuentra enterrada la mujer solía ser una zona de sepulcros para los nativos americanos, pero el terreno fue tomado por un grupo de mormones.

El ángel en cuestión no tiene la misma maldición que el ángel de Teresa, pero su origen es igual de inquietante. La estatua fue ordenada por las hijas de Ruth al morir, las jóvenes ordenaron al escultor crear este angel según indicaciones bastante específicas. Según cuentan, el ángel había sido descrito por su madre. La mujer tenía constantemente alucinaciones que involucraban a esta figura.

En sus visiones, que ella llamaba realistas, el ángel le ofrecía beber de una copa, pero ella siempre se negaba. Las hijas indicaron que durante las visiones, su madre se quedaba inmóvil con la mirada perdida por varios minutos. Una noche de invierno, Ruth despertó a su hija para decirle que finalmente había bebido de la copa del ángel. Cuál sería la sorpresa de la familia al descubrir a la mujer muerta a la mañana siguiente.

Autor: Melany Moncada