El mundo está lleno de impresionantes construcciones, con interesantes particularidades. Las catacumbas de París constituyen uno de los lugares más imponentes y sobrecogedores que se pueda imaginar.

Como contraparte de la afamada ciudad de la luz, su Torre Eiffel y toda la luminosidad que la caracteriza, encontramos este infierno en pleno corazón de París. La oscuridad y el imperio de lo siniestro es lo que predomina en estas construcciones subterráneas.

Con sólo adentrarse en estas cuevas, se puede apreciar el clima macabro que imponen las calaveras y huesos humanos que se encuentran por doquier. Esta es la otra cara de París, una faceta oscura e infernal, que continúa atrayendo la atención del mundo a través de los años.

El origen de las catacumbas

El verdadero nombre de las catacumbas es “l’ossuaire municipal”. En este cementerio, que atraviesa subterráneamente las calles de París, se encuentran los restos de al menos seis millones de personas. Desde la época de los romanos, los muertos eran enterrados a las afueras de la ciudad. Esto comenzó a cambiar con la llegada del cristianismo.

A medida que la ciudad fue creciendo, los cementerios fueron colapsando y ya no quedaba espacio para construir nuevos. El hacinamiento de cadáveres empezó a convertirse en un verdadero problema de salud pública y sólo las personas pudientes podían permitirse un entierro apropiado.

Fue así como, a finales del siglo XVIII, se comenzaron a utilizar los túneles subterráneos para depositar los restos provenientes de los cementerios. Con los años, los esqueletos humanos se fueron distribuyendo bajo la forma de un siniestro mausoleo, usando los huesos para decorar paredes. También se incluyeron cruces y otros objetos provenientes de las viejas iglesias de la ciudad.

Espacio macabro

Los fenómenos sobrenaturales

Como podría esperarse en un sitio tan misterioso, está rodeado por múltiples supersticiones y creencias. Se cree que las almas de los muertos vagan en pena por los túneles, atormentados por toda la eternidad. De hecho, desde la entrada se puede apreciar la inscripción de advertencia: “Détente, he aquí el imperio de la muerte”.

En el interior de las catacumbas se llegaron a cometer asesinatos y torturas. Sus oscuros pasadizos han albergado cualquier cantidad de rituales secretos, incluyendo misas negras, de los cuales posteriormente se han encontrado los rastros.

Muchos visitantes acuden al macabro lugar año tras año y aseguran que han sentido presencias paranormales. Los investigadores especializados en este tipo de fenómenos han registrado voces, sonidos y luces inexplicables en el interior de los túneles.

Los secretos de la ciudad de la oscuridad

Los recovecos de estas galerías subterráneas han sido testigos de múltiples sucesos a través de la historia:

  • Sirvieron de refugio a la resistencia francesa contra los nazis.
  • Han sido el lugar de reuniones clandestinas de conspiradores, escondrijo para ladrones y criminales, e incluso lugar de encuentro para los amantes.
  • Han servido de morada a los practicantes de diversos rituales satánicos y paranormales.
  • En 1871, la comuna de París llevó a cabo en él el asesinato de un grupo de miembros de la monarquía.
  • Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis establecieron un búnker subterráneo en esta estructura.

Datos curiosos del imperio de la muerte

  • Oficialmente los túneles se extienden a lo largo de 300 kilómetros. Sin embargo, se cree que todavía quedan muchos más pasadizos por descubrir.
  • En los últimos años, un joven aventurero se internó por su cuenta en los lúgubres pasadizos. No pudo encontrar la salida y pasó a ser un alma más en las catacumbas. Las autoridades encontraron su cadáver en descomposición tiempo después.
  • Aunque la entrada oficial para los visitantes está organizada y controlada por las autoridades, se pueden encontrar accesos clandestinos a través de alcantarillas, sótanos de algunas casas e incluso desde el metro.
  • Muchas de las paredes están llenas de grafitis que datan desde el siglo XVIII en adelante.
  • Se encuentran gran cantidad de altares con epitafios en latín.

Pasadizos en las catacumbas

Otros lugares escalofriantes

A lo largo y ancho del mundo, es seguro que deben existir infinidad de lugares tan misteriosos como estas catacumbas parisinas. A continuación mencionamos algunos de ellos: