Las islas de Flannan, situadas en Escocia, son un conjunto de islas rocosas pequeñas y deshabitadas con una curiosa historia. Una de las islas, Eilean Mor, fue el escenario de un misterioso suceso: en 1900, tres hombres desaparecieron del faro sin dejar rastro. Sus cuerpos nunca aparecieron, y hasta el día de hoy no se ha encontrado una explicación concreta para develar el secreto detrás de la desaparición.

El faro y la isla de Eilean Mor

Desde 1971 las Islas Flannan han permanecido sin vigilantes humanos. Eilean Mor (que significa Gran Isla) es la más grande de las islas Flannan, a pesar de tener un tamaño de 7,5 hectáreas. La isla siempre ha tenido una mala reputación, pues muchos creen que el lugar está rodeado de espíritus peligrosos. Las historias supersticiosas de Eilean Mor involucran a seres que parecen pájaros gigantes y hombres pequeños o duendes, así como la aparición de San Flannan y su “rebaño”.

Estas historias eran suficientes para evitar que las personas pasaran la noche en la isla. Sin embargo, la falta de habitantes hizo que la isla tuviera una presencia aún más fantasmal, pues muchos barcos encontraban que era difícil navegar cerca del rocoso acantilado cuando el clima era implacable. Para evitar accidentes, se construyó un faro de 22,6 metros en 1899 para mejorar el paso de las embarcaciones.

Mapa de 1989 de las Islas Flannan

Los guardianes del faro

 El 7 de diciembre de 1900, Donald MacArthur, Thomas Marshall y James Ducat llegaron al faro de las Islas Flannan para iniciar su turno de dos semanas como guardianes del faro. El Superintendente de Faros, Robert Muirhead, estuvo con ellos en el faro con el fin de hacer una revisión de rutina. Se aseguró de que todo funcionara y, tras hablar con James Ducat sobre algunas dificultades que se presentaron con la niebla que rodeaba la isla, abandonó el lugar.

El faro era monitoreado regularmente desde tierra firme por un telescopio. De esta manera, en caso de una emergencia, los hombres podían pedir ayuda. Por desgracia, hubo un problema con la niebla. El faro fue visto el 7 de diciembre y el 12 de diciembre en condiciones normales. Sin embargo, el 15 de diciembre la tripulación de un barco que pasaba rumbo a Leith notó que la luz del faro no brillaba.

El faro no se volvió a ver desde tierra hasta el 29 de diciembre, mucho después de que los guardianes encargados aquel 7 de diciembre de cuidarlo hubieran terminado su turno.

La embarcación que debía llevar a los hombres de vuelta a casa desde el faro se retrasó hasta el 29 de diciembre debido al mal tiempo. Cuando el buque SS Hesperus llegó a Eilean Mor, el capitán notó que algo andaba mal, pues no vieron la bandera con que solían recibirlos ondeando y nadie los esperaba para su desembarco. Hizo sonar el silbato y disparó al aire para llamar la atención de los guardianes del faro, pero la isla permaneció en silencio.

Un faro vacío

Dos hombres fueron enviados a investigar. Joseph Moore, quien sería uno de los reemplazos para trabajar en el faro, encontró la puerta abierta, el fuego apagado, las camas sin usar y los relojes detenidos. Había un plato de comida en la mesa y una silla caída, lo que indicó a Moore que alguien salió en un apuro. Dos impermeables y un par de botas de agua faltaban en el armario, al igual que las pistolas de bengala y los silbatos.

Noticia del evento

Noticia del incidente en un periódico de la época

Cuatro hombres se quedaron en la isla para tratar de encontrar a los otros y operar el faro. Al inspeccionar los registros de los tres fareros se descubrió que Eilean Mor sufrió una fuerte tormenta el 14 de diciembre. La última entrada en el diario del faro se hizo en la tarde del 15 de diciembre.

El Superintendente Muirhead planteó la hipótesis de que los hombres fueron arrastrados por el mar- Quizás en algún momento que salieron del faro para reparar algunos daños que había sufrido el embarcadero durante la tormenta.

Otras teorías

Escalones al faro

Escalones en el lado sureste de Eilean Mor

Por supuesto, esta hipótesis no convenció a muchos. Algunos creen que uno de los hombres mató a los otros dos en un ataque de locura causado por la constante presión del trabajo y la fuerte tormenta que se desató en la isla. Aun así, se le dio más peso a la versión de Moore, puesto que conocía personalmente a los fareros e indicó que no había problemas entre ellos.

Pero existe un aura misteriosa que rodea a Eilean Mor. No sorprende que algunos hayan sugerido que los tres guardianes del faro fueran “secuestrados” (o algo peor) por los moradores no humanos de la isla o por un OVNI.

Sin embargo, frente a los episodios extraños que sucedían, se tuvo que implementar un mecanismo automático. De esta forma pueden utilizar el punto clave para la navegación sin arriesgarse a investigar.