No hay tema que cause tanto temor como las posesiones demoníacas. Y es que desde tiempos pasados, la sola idea de verse vulnerable a que algún espíritu o ente maligno se apodere de nuestro cuerpo es causa de escalofríos. La iglesia católica ha tomado cierto protagonismo en esto, a través de sus famosos ‘exorcismos’. Los cuales, con el transcurrir de los años, han ido ganando popularidad.

El tema de las posesiones demoníacas ha tomado tal presencia en el haber popular que hasta se han hecho películas basadas, algunas veces, en hechos reales.

A continuación detallaremos algunas de las más famosas posesiones demoníacas de las que se tiene conocimiento.

Annaliese Michel

Annaliese Michel nació el 23 de septiembre de 1952 en Baviera, Alemania Occidental. Su vida y martirio serían conocidos mundialmente por ser víctima de una de las posesiones demoníacas más impactantes y mejor documentadas de la historia.

El martirio de Annaliese empezaría a sus cortos 16 años, cuando sus padres tuvieron que internarla en un centro psiquiátrico por tendencias suicidas y extraños comportamientos que fueron deteriorándola poco a poco. De nada sirvió que los padres de Annaliese, quien tenía antecedentes de epilepsia y problemas mentales, afirmaran que lo que atormentaba a su hija era un ente demoníaco que había tomado posesión de su cuerpo. Ya que la iglesia se negó a concederles la autorización para realizar un exorcismo. Pese a esto, dos sacerdotes de la región accedieron a realizar el exorcismo clandestinamente, del cual se tienen grabaciones y fotografías.

Lamentablemente, el desgaste físico y mental que sufrió fue tan grande que le causó la muerte. Annaliese Michel murió el 1 de julio de 1976 en el mismo lugar de su nacimiento.

Con el tiempo, el caso de Annaliese ganó tal popularidad que en el 2005, se estrenó la película ‘El exorcismo de Emily Rose’ del director Scott Derrickson, basada, justamente, en el caso de Annaliese Michel.

Annaliese

 

Clara Germana Cele

Clara Germana Cele fue una niña huérfana de origen africano que, a sus 16 años, fue víctima de uno de los casos de posesiones demoniacas más extraños.

La estudiante cristiana se encontraba en la misión de San Miguel, en África; cuando, según se cuenta, hizo un pacto con satanás. A partir de este hecho, Clara fue capaz de hablar y entender lenguas que no le habían sido enseñadas, así como conocer los pensamientos de las personas que la rodeaban. Clara también rechazaba los objetos religiosos y era portadora de una fuerza y ferocidad bestial, y causaba pavor con sus gritos, que atormentaban a las monjas que convivían con ella en el convento. Una de ella incluso cuenta:

‘Ningún animal había hecho tales sonidos. Ni los leones del este de África ni los toros enojados. A veces, sonaba como una verdadera manada de bestias salvajes orquestadas por Satanás que había formado un coro infernal.’

Por todo esto, los sacerdotes del lugar decidieron someter a Clara a un severo exorcismo. En una de estas sesiones, Clara arrojó la biblia de uno de los sacerdotes, para luego intentar estrangularlo con su propia estola. Según se cuenta, también levitó a una altura aproximada de tres metros, ante la vista atónita de más de 160 personas presentes.

Afortunadamente, dos días después de comenzado el exorcismo, se logró expulsar el demonio que yacía dentro del cuerpo de Clara, sanándola por completo.

Clara Germana Cele

 

Roland Doe

Se estima que pudo haber nacido en el año de 1935, Roland Doe es en realidad un pseudónimo que la iglesia católica le adjudicó a un niño estadounidense de familia luterana de origen alemán, que, a finales de la década de 1940, protagonizó el caso más conocido y terrorífico de posesión demoníaca del que se tenga registro.

Roland era hijo único y acostumbraba a jugar y convivir solo con los adultos de su casa, en especial con su tía, quien lo veía como un amigo más que como un sobrino. Harriet, quien era hermana de su madre, despertó el interés del niño por los asuntos ‘oscuros’, enseñándole a utilizar la ouija.

La mujer falleció cuando Roland Doe tenía la edad de 13 años. Se cuenta que el niño intentó comunicarse con ella a través de la ouija que ella misma le había enseñado a utilizar. Este hecho, según la doctrina, terminaría incrementando su vulnerabilidad a la posesión de la que sería víctima.

La posesión tuvo cabida poco después de la muerte de su tía Harriet. Según se cuenta, objetos grandes y pequeños levitaban, se escuchaban pasos y crujidos por toda la casa, además de un olor a excremento que se sentía por todo el lugar, entre muchos otros sucesos extraños que atormentaban a la familia del pequeño.

La familia, que se encontraba desesperada, decidió acudir al reverendo Luther Miles Schulze en busca de ayuda, ya que el niño había sido examinado por médicos y psiquiatras que no pudieron dar ninguna explicación a estos hechos. El reverendo decidió llevarse al niño por un día para examinarlo. En todo el transcurrir de la noche, Schulze reportó haber presenciado sucesos extraños tales como vibraciones en la cama del niño, como rasguños en las paredes y objetos que se movían por sí solos. Schulze afirmó entonces que Roland Doe era víctima de algo maligno, y que era necesario practicar un exorcismo para salvarlo.

Fueron necesarias 30 sesiones espeluznantes para, al fin, expulsar al ente del cuerpo del pequeño, tras un fuerte ruido parecido al disparo de una escopeta. El exorcismo fue catalogado como exitoso, y la familia pudo continuar con su vida en tranquilidad. Roland Doe vivió una larga vida, teniendo hijos y nietos.

Este hecho tuvo tal impacto que inspiró a William Peter Blatty a escribir el libro ‘El exorcista’, y posteriormente, en 1973, estrenarse la película con el mismo nombre de la mano del director William Friedkin, que hasta el día de hoy es catalogada como una de las películas más icónicas de la historia del cine.

Un dato para tener en cuenta es que durante la filmación de la película, varios sucesos desafortunados tuvieron cabida. Tales como el incendio de un sed completo de filmación, lo cual retrasó el rodaje tres semanas, y el fallecimiento de varios actores y miembros de la producción, durante y después de la filmación de la película. Este hecho ha causado miedo entre las personas que, incluso, se negaban a filmar la secuela, temiendo que algo pudiera ocurrirles.

Roland Doe

Y tú ¿qué opinas?, ¿simple coincidencia o verdaderos hechos paranormales?

 

Autor: Rudy GT

También te puede interesar:

Edwar Mordrake, el demonio de las dos caras.

La misteriosa carta del diablo.