Cuando hablamos de asesinos seriales, tratamos el tema como si fuera un problema restringido a psicopatías causadas por el ritmo de vida moderno. Sabemos que los asesinos siempre han existido. Pero, ¿cuándo se vio documentado el primer caso de un asesino serial? e incluso, el motivo que impulsó a esa primera persona a matar en varias ocasiones pasa desapercibido. Así como el primer asesinato de la historia data de más de 430.000 años atrás, el primer asesino serial del mundo pertenece al primer siglo. Además, para sorpresa de muchos, fue una mujer la primera en realizar esta sanguinaria práctica.

Locusta, cuyo origen es un misterio, fue una esclava romana que se encontraba condenada a muerte por sus peligrosos conocimientos, además, era responsable por más de 400 muertes. Esta oscura mujer se especializaba en crear venenos de todo tipo, e incluso, tenía una especie de escuela clandestina donde enseñaba sus trucos. Poseía conocimientos avanzados para la época. Su inteligencia era tal que algunos creían que era una poderosa hechicera que manejaba la magia negra.

A mediados del año 54 después de Cristo, las habilidades de la misteriosa esclava le resultaron muy atractivas a la Emperatriz de Roma: Agripina. Esta mujer de gran poder estaba casada con su tío, el Emperador Claudio, quien ya tenía un hijo de su antiguo matrimonio. Este era un matrimonio próspero, a excepción de un deseo mortal, oculto en el corazón de Agripina. La emperatriz deseaba ver a su hijo Nerón coronado como el próximo Emperador de Roma. Sin embargo, el emperador actual de la época y  Británico (hijo de Claudio)  estaban en su camino. Fue cuando concibió que Locusta era la herramienta que le ayudaría a cumplir su deseo.

La libertad a cambio del sicariato

Locusta


La Emperatriz de Roma le propuso a Locusta un trato que no podía darse el lujo de rechazar. Ésta le ofreció la libertad a cambio del asesinato de Claudio. Y además, si lograba envenenarlo, la esclava disfrutaría de grandes riquezas. La inteligente esclava que sería condenada a muerte aceptó el trato sin titubear.

El 13 de Octubre del año 54 el emperador Claudio fue asesinado. La sigilosa asesina insertó veneno en uno de los platos favoritos del emperador. Se especula que la pócima que causó su muerte contenía un hongo llamado Amanita Phalloides, o incluso, hay quienes se inclinan por creer que se usó mezclas de arsénico. En todo caso, el Emperador de Roma tuvo una muerte lenta y dolorosa. Sufrió durante días de vómitos continuos y dolorosos cólicos.

De esta manera la caprichosa Emperatriz de Roma cumplió su deseo. Su hijo, Nerón, se convirtió en el emperador de Roma. Pero la felicidad no perduraría en el hogar. Al poco tiempo,  Agripina y Nerón tuvieron varias discusiones fuertes. Por lo cual, la madre de Nerón decidió conspirar con Británico. Inesperadamente el nuevo emperador de Roma notó lo que estaba ocurriendo y ordenó el asesinato de ambos traidores. Nuevamente la orden recaería en manos de Locusta, quien era una experta e matar sin levantar sospechas.

LA LEGENDARIA CONDENA DE LA OSCURA HECHICERA

la condena
Luego de asesinar a la antigua Emperatriz de Roma, Locusta se convirtió en la asesina favorita de Nerón. Todos le temían por la eficacia y rapidez con la que asesinaba a sus víctimas. Sobre sus hombros cargaba más de 400 muertes. No solo era una asesina de bastante prestigio, sino que además, disfrutaba de todos los lujos de la corona. Pero todo esto acabaría 9 años después.

En el año 68, Nerón fue derrocado y decidió suicidarse mientras huía de Roma. Irónicamente, aunque tenía consigo una de las pócimas mortales que preparaba la supuesta hechicera, no la bebió y se suicidó por otros medios.

En cuanto a la famosa hechicera que envenenaba a decenas de personas, fue apresada inmediatamente por lo nuevos líderes. Todos conocían el peligro que ella representaba. Fue por este motivo que se decidió dar un espectáculo con su muerte. Su castigo se convirtió en un mito que aún hoy en día se cuestiona en veracidad.

La muerte de esta asesina serial debía ser ejemplar. Por lo tanto, fue amarrada y supuestamente violada públicamente por una jirafa entrenada. Y por si fuera poco, decidieron que su cuerpo seria devorado por una manada de leones, quienes serían los verdugos de esta asesina en serie.