Para las grandes ciudades la altura es sinónimo de desarrollo social y económico, quizá por su complicado proceso de construcción. En las religiones ocurre algo parecido. Sin embargo, mas allá de superar una altura específica, las iglesias, que representan un verdadero reto arquitectónico para el hombre, buscan reflejar la belleza y grandeza del ser al que está dedicado su construcción. Sobre todo, la iglesia católica es la que más se esmera en que la casa de Dios sea un lugar que se asemeje al mismísimo cielo bíblico.

Entre estructuras arquitectónicas de grandes iglesias, sería casi imposible decidir cuál es la más hermosa. Sin embargo, en Octubre del 2015, el diario británico llamado “telegraph” eligió al santuario Nuestra Señora de Las Lajas como el templo más hermoso del mundo. Éste se encuentra ubicado a 3 km de la frontera de Ecuador, en el sur de Colombia. El maravilloso templo se impone, con deslumbrantes muros, sobre el cañón del rio Guáitara, al sur de Nariño.

Pero este santuario no es solo conocido por ser el templo más hermoso del mundo, sino que hay quienes lo llaman “el milagro de Dios en el abismo”. Sorprendentemente, el único milagro alrededor de este templo no es que esté construido en un gran abismo, sino que, además, se afirma que sus primeros muros se levantaron gracias al milagro de la Virgen de Las Lajas.

 

La leyenda de los inicios del hermoso Santuario de Las Lajas

 

santuario de las lajas

La historia del santuario más hermoso del mundo se remonta a 1954 cuando María Meneses, quien era indígena, y su hija sorda muda, Rosa, se dirigían de la ciudad Ipiales hacia el municipio vecino. El viaje fue interrumpido por una fuerte tempestad que cayó de pronto. Madre e hija buscaban desesperadamente amparo. El único refugio que encontraron fue dentro del cañón del rio Guáitara. Inesperadamente, la hija de María, quien no podía hablar, dijo de pronto “mamita, la mestiza me llama”. Al mismo tiempo, señalaba una imagen de una Virgen sobre una laja.

Unos días después, autoridades religiosas afirmaron que la imagen era real y, con el paso de los meses, gran parte de la población, no solo de Colombia, sino también de Ecuador, se acercaba a ver si aquella figura era autentica. De pronto, decidieron construirle una pequeña choza a la Virgen. Y durante los siguientes 40 años, el milagroso grabado se mantuvo debajo de techos de madera y paja.

Aunque la leyenda cuenta que los poderes místicos de la Virgen de Las Lajas lograron devolverle la voz a Rosa, lo que muchos aclamaban como el verdadero milagro es el proceso de transformación de una pequeña choza en uno de los templos más bellos y grandes de todo el mundo.

Este gran santuario fue el resultado de varias modificaciones a la pequeña choza que tenía a la inmaculada aparición dentro. Primero, se transformó la casa de madera y paja en un humilde templo de piedra. Luego, el arquitecto Mariano Aulestia se encargó de ampliar las instalaciones. Finalmente, se le agregaron grandes piezas, desde 1916 hasta 1949, que dieron el resultado actual.

 

Los fieles visitantes de Nuestra Señora de Las Lajas

 

santuario de las lajas

Se estima que anualmente el Santuario de Nuestra Señora de Las Lajas atrae a más de 750.000 visitantes. Muchos de ellos van para saciar su curiosidad, pero gran parte de los visitantes pertenecen a personas que buscan un milagro, o, en su defecto, están pagando una promesa por algunos de sus pecados. Sin embargo, no se puede negar que muchos de los fieles que acuden a este hermoso templo lo hacen para ser testigos de una de las maravillas más grandes en la historia de la arquitectura.

Con el paso de los años, el milagro de la pequeña indígena que fue curada por la imagen de la Virgen, pintada misteriosamente en un muro, solo se ha hecho más fuerte. Muchos afirman que han sido bendecidos por esta entidad religiosa. Y además, envían placas para que sean colocadas en uno de los muros de la iglesia. Esto como parte su agradecimiento por aquello que la Virgen les ayudó a conseguir. De esta manera, más de 5.000 placas se extienden alrededor de una de las colinas del gran templo religioso.

Pero eso no es todo. Alrededor de los muros, que ayudan a mantener en pie el templo, también se encuentran varios objetos como: velas, dinero, e incluso muletas de personas que lograron recuperar la movilidad de sus piernas gracias al favor divino de la Virgen.

Los fieles de la milagrosa Virgen, a pesar de los años, no la han olvidado. El dinero que éstos dan como colaboración es usada para el mantenimiento de las gigantes instalaciones. Además, cabe recordar, que las colaboraciones económicas a la Virgen de Las Lajas por parte de sus devotos fue lo que hizo posible la construcción de esta hermosa iglesia.

 

El templo más bello del mundo: un verdadero centro de sanación

 

santuario de las lajas

Franklin Betancourt, quien es actualmente el sacerdote encargado del templo de la Virgen de Las Lajas, afirma que la temporada más concurrida para este santuario es la semana santa. El propósito de quienes la visitan es limpiar y sanar sus almas. Y además, muchos de los turistas cargan con algodones que luego frotarán en el cuerpo de familiares enfermos para que sean sanados. El sacerdote también confesó que algunos caminan incansablemente hasta llegar al templo con la promesa de que su petición será concebida por la Virgen.

Sorprendentemente, existen pruebas de las personas que, aunque entran con muletas y sillas de ruedas, salen caminando del santuario sin ayuda de nadie. El sacerdote Franklin afirma que es en ese momento cuando se materializa el milagro. Esta es una de las principales razones del aumento de visitantes provenientes de todas partes del mundo.

Ciertamente, un milagro es aquello que no puede ser explicado a la vista del hombre. Y el santuario de Nuestra Señora de Las Lajas guarda muchos sucesos que no tienen explicación: su espontanea creación a raíz de una imagen encontrada en una laja, sus innumerables visitante que alegan a la Virgen como la autora de su éxito, sus muros de más de 17 metros de altura y su indudable triunfo al ser elegida, entre 23 iglesias, como el templo más hermoso del mundo.

Sin lugar a dudas, una superestructura como la de este innovador templo en el medio de un abismo será algo que, a pesar del paso del tiempo, se mantendrá como una maravilla a la vista del hombre, no solo por los extraños sucesos que allí se desarrollan, sino por su asombrosa estructura y edificación.