Hay algo especialmente aterrador sobre las historias que incluyen barcos, la del Ourang Medan no es la excepción.

Es una tarde como cualquier otra en el estrecho de Malaca, los barcos surcan los mares siguiendo sus rutas habituales. Una llamada de auxilio, repentinamente, interrumpe la paz de la tripulación. No hay tiempo que perder y el mensaje en código morse es traducido de inmediato. El contenido fue suficiente para aterrorizar a los desafortunados tripulantes:

“Todos los oficiales, incluyendo el capitán, están muertos. Posiblemente, la tripulación esté muerta también”.

¡Al rescate del Ourang!

Espantados por el mensaje, la tripulación decide ir en rescate del último sobreviviente del Ourang Medan. Lo que se encuentran es algo salido de una terrible pesadilla. Todos los miembros de la tripulación yacían sobre la cubierta, todos con su mirada hacia el sol. Profundas expresiones de horror distorsionan sus rasgos y sus brazos extendidos indicaban que se rindieron antes de pelear. Incluso el perro del barco había fallecido, pero su expresión sin vida quedó fijada en el gruñido, como si intentara alejar a un enemigo invisible.

El último hombre, que probablemente envío el mensaje, pereció junto al comunicador. Poco pudo hacerse por él. Buscando darles un final digno, deciden llevar el barco al puerto más cercano. Su deseo es encontrar algo de paz entre tanto horror y dar con una explicación lógica a semejante evento. Antes de poder ser rescatado, el Ourang se llena de humo desde sus entrañas. La asustada tripulación apenas tiene tiempo de escapar antes de que el barco se encienda en llamas. En pocos segundos el Ourang terminó en el fondo del mar.

Lugar del accidente

Lugar del accidente

El último hombre de pie

Este relato vio la luz por primera vez en Febrero de 1948. La historia estaría dividida en 3 partes, el final de la trilogía se publicaría en el mes de Marzo del mismo año. La versión publicada difiere en algunos detalles de la leyenda. Según la información “oficial”, sí hubo un sobreviviente en el Ourang Medan.

Un alemán no identificado logró escapar de los horrores que cobrarían la vida de la tripulación. El hombre consiguió alcanzar las islas Marshall que son parte de Micronesia en el océano pacífico. Allí se encontraría con un grupo de misioneros a quienes les contaría su historia antes de morir. Luego serían estos misioneros quienes se encargaron de difundir la verdad.

Embarcación Silver Star

Embarcación Silver Star

Una carga mortal

Según el testimonio de los misioneros, el Ourang Medan iba cargado con ácido sulfúrico mal almacenado. Los gases tóxicos serían los responsables de las muertes repentinas de los tripulantes. El traslado ilegal de esta mercancía serviría como explicación para el misterio más grande del incidente. Según los diversos registros, el Ourang Medan jamás existió.

Ningún barco cumplía las características descritas por los misioneros y mucho menos se habían registrado para llevar una carga tan peligrosa. Al parecer, el barco partió de un puerto clandestino en China e iba con rumbo a Costa Rica. La nave rápidamente ganó la reputación de barco fantasma gracias a esto. Tampoco existía un registro sobre la embarcación que fue a su rescate.

Algunas versiones indican que el Silver Star, un navío norteamericano sería el primero en llegar al rescate del Ourang. Sin embargo, tras una revisión exhaustiva, no se pudo encontrar ningún indicio de intento de rescate en los registros del Silver Star.

Cadáveres hallados

Otras teorías

A lo largo de los años se han ido creando teorías alrededor de este incidente. Algunas buscan una explicación científica, otras se inclinan inevitablemente hacia lo paranormal.

Una de las versiones explica que el Ourang transportaba un gas toxico que el ejército japonés almacenó en China durante la guerra. Dicho gas sería entregado al ejército de Estados Unidos en tiempos de paz, pero el mismo no podía ser trasladado por un navío norteamericano por miedo a dejar registros escritos. Buscando mantener el secreto, la carga viajaría en una nave no registrada. Aunque esta versión responde a casi todas las preguntas, no es suficiente para los creyentes de lo sobrenatural.

Cuando las explicaciones de nuestro mundo no bastan, solo debemos mirar hacia el cielo. La teoría de un ataque alienígena tiene fieles seguidores. Algunos tripulantes murieron señalando hacia sus atacantes, estos supuestamente serían extraterrestres y por ello sus expresiones de horror.

Cualquiera que sea la verdad, el Ourang Medan seguirá siendo uno de los misterios sin resolver que más polémica causará en las leyendas del mar. Un misterio que alimentará la imaginación de aquellos que se apasionen por resolver las interrogantes sin solución: ¿Qué amenaza causó la ira del perro? ¿hacia dónde apuntaban los cadáveres? ¿qué fenómeno desencadenó sus expresiones de horror?