Escocia es tierra de magia. Este país, cuyo animal nacional es el unicornio, tiene un folklore rico en elementos místicos. Los habitantes de estas tierras se inclinan hacia las explicaciones mágicas incluso cuando la ciencia demuestra lo contrario. En esta tierra ocurre un extraño fenómeno: los perros se suicidan.

En West Dunbartonshire al oeste de Glasgow, la capital, una pieza de infraestructura se ha convertido en material de leyendas. Llegando incluso a ganar el interés de la comunidad internacional.

Una de las primeras imágenes del puente

Una de las primeras imágenes del puente

Overtoun Bridge

El año es 1891, un año de paz. El mundo avanza hacia un mejor mañana. Arthur Conan Doyle publica “Las aventuras de Sherlock Holmes” y Oscar Wilde hace lo propio con “El retrato de Dorian Gray”. En Escocia, Lord Overtoun ha heredado Overtoun House, la propiedad familia.  Un año más tarde, ha logrado adquirir la propiedad vecina Garshake. Con el objetivo de facilitar el acceso de los carruajes a su recientemente expandida propiedad, Lord Overtoun ordena la construcción de un puente.

La estructura fue terminada en 1895 y se alza 15 metros sobre un riachuelo y rocas. Rápidamente se convierte en el orgullo del propietario. Lo que nadie pudo prever era que el puente se convertiría en un lugar embrujado.

Un perro en el puente de OvertounUn perro en el puente de Overtoun

Un salto al vacío

Es 1950, varias décadas han transcurrido desde que Lord Overtoun ordenara la construcción del puente. Las guerras han comenzado y terminado, el mundo sigue avanzando y el puente se convierte en noticia por primera vez desde 1895. La razón deja desconcertados a los habitantes de la región, los informes son confusos, pero la historia es la misma. Un perro ha saltado al vacío muriendo en el acto.

Desde el primer incidente registrado, las estadísticas indican que al menos un perro ha saltado anualmente. Solo en 2005 esta cifra se multiplicó con un total de 5 saltos en el primer trimestre de ese año. Se encuentra un patrón, los perros en cuestión son de razas con hocicos largos y los incidentes ocurren en días con cielos despejados.  También se nota que los perros solían saltar desde el mismo lugar.

1994 se convertiría en otra fecha importante para la localidad. En agosto de ese año, Kevin Moy lanzaría a su hijo de meses de nacido desde el puente para luego intentar suicidarse de la misma forma. El hombre que constantemente era descrito como perturbado, mató a su hijo pues creía que era el anticristo.

Otra vista del puente donde se aprecia Overtoun HouseOtra vista del puente donde se aprecia Overtoun House

Algo en el aire

Los incidentes en el Overtoun Bridge no pueden seguirse ignorando y una investigación comienza. Expertos en comportamiento canino, veterinarios y científicos se dan cita en el lugar con un objetivo en común, encontrar una explicación lógica. ¿Qué incita a los perros a suicidarse?

Al poco tiempo y después de diversos experimentos, se determina que algo en el aire está causando los incidentes. Se señala a los visones que viven en la zona como los responsables. Al parecer, el potente olor de la orina de estos animales es suficiente para enloquecer a los canes. El equipo se da por satisfecho y el misterio por resuelto.

La respuesta sería suficiente para algunos, pero muchos la cuestionan. Especialmente después de que, en 2014, un cazador que vivió en la zona por más de 50 años declarara que en ese lugar jamás han visto un visón.

Un visón, roedor originario de Estados Unidos Un visón, roedor originario de Estados Unidos

Un punto medio

En gaélico Overtoun significa “espacio fino”. Esto parece una coincidencia, pero sirvió de base para la leyenda popular sobre los incidentes en el puente. Según los creyentes, esta estructura se encuentra en un punto medio entre el cielo y la tierra. Dicen que esta energía afecta los instintos de los perros quienes son más sensibles a las energías paranormales.

Otra teoría culpa a los dueños, supuestamente la energía de los perros estaría influenciada por los instintos suicidas de quienes los pasean. Esta teoría no ha sido del todo descartada pues es sabido que los perros suelen adaptarse a ciertos comportamientos de sus dueños.

Hasta la fecha no se ha podido llegar a un resultado concluyente sobre este misterio. En la zona se han erigido diversos carteles advirtiendo sobre el peligro de llevar a perros sobre el puente y aunque se ha convertido en un lugar popular, muchos todavía tienen miedo de pasear a sus mascotas por allí.

Lamentablemente, las estadísticas serguirán aumentando cada año y el puente de Overtoun se mantendrá como uno de los grandes misterios de Escocia.