Colleen Stan es conocida por haber sobrevivido a un largo secuestro del cual fue víctima en California del Norte. Durante 7 años, su secuestrador, Cameron Hooker, la mantuvo encerrada en una caja de madera oculta en el sótano. Stan solo era liberada por una hora diaria, momento en el cual era torturada y violaba repetidas veces. Solo 40 años después, Colleen se atrevió a contar los detalles del hecho tan traumático que había vivido, desde entonces ha sido llamada “La chica en la caja”.

Mientras esta joven de tan solo 20 años de edad era mantenida encerrada en una caja de madera, Cameron se dedicaba a confeccionar nuevas armas para torturarla. Golpes, quemaduras y electrocuciones eran solo algunos de los atroces abusos que Colleen vivió.  Además de las violaciones y las torturas, algunas veces, era colgada del techo hasta quedar completamente inconsciente.

Aunque la joven Stan era víctima de fuertes maltratos físicos, la violencia psicológica era aún más perturbadora. A pesar de que salir de aquella caja parecía imposible, Hooker le inventó una historia a Colleen para evitar que escapara. Este hombre le dijo a su víctima que él pertenecía a una especie de “compañía” en donde era completamente normal tener esclavos. Además, le aseguró que si un esclavo escapaba, su familia seria asesinada inmediatamente. Por si fuera poco, le hizo firmar un contrato de esclavitud proclamándose su dueño.

Torturas a Collen

LA CAPTURA DE LA CHICA EN LA CAJA

A la edad de 20 años, en 1977, Stan Colleen esperaba un aventón hacia una fiesta de cumpleaños en el norte de California. La joven decidió montarse en el carro de Cameron y su esposa Janice debido a su confiable aspecto. Parecían una pareja totalmente normal, y además, Janice cargaba a su bebé en el asiento de atrás. El viaje transcurrió sin mayores inconvenientes, hasta que de pronto, Cameron comenzó a intercambiar miradas sospechosas con su esposa por el retrovisor.

Al poco tiempo de camino, el auto se detuvo repentinamente.  Stan trató de no alarmarse ya que creyó que Cameron no intentaría hacerle daño delante de su esposa. Tristemente estaba completamente equivocada, cuando se decidió a escapar, se dio cuenta que un cuchillo presionaba su garganta. Janice y el bebé bajaron del auto, mientras Hooker le colocaba una pesada caja de madera en la cabeza. Luego de eso, el viaje continuo durante horas como si nada hubiese pasado.

La frivolidad de la pareja era tal, que incluso se detuvieron a cenar en un restaurante mientras la chica en la caja se encontraba aún dentro del auto. En la madrugada, llegaron a la prisión donde Colleen pasaría parte de su juventud. Esa primera noche, Stan fue colgada, golpeada y obligada a ser testigo mientras los hookers mantenían relaciones sexuales bajo sus pies.

Sádico y cómplice

EL ESCAPE

Cameron y Janice se conocieron en 1973. Janice tenía solo 15 años y no paso mucho tiempo para que se enamorara de Cameron Hooker y decidiera irse a vivir con él. Al poco tiempo de su vida marital, Janice descubrió que su pareja era adicto a la pornografía violenta. Pronto, ella comenzó a participar en juegos sadomasoquistas con su esposo para complacerlo, y cuando éstos se hicieron más violentos, ella intento renunciar. Pero su esposo respondió con fuertes amenazas de muerte.

Con el pasar de los años, la sumisión de Janice terminó por aburrir a Cameron. Entonces Hooker se atrevió a pedirle a su esposa una esclava, sorprendentemente su mujer accedió a cambio de algo que ella deseaba y él se lo había negado durante todo su matrimonio: un bebé. Lo que Cameron no pudo anticipar es que Janice lo traicionaría cuando éste decidiera, a los 7 años de cautiverio, tomar a Stan Colleen como su segunda esposa.

Fue así como Janice, poseída por los celos, le dijo a Stan que no existía tal compañía. Collen, quien ya gozaba de cierta libertad, casi de manera inmediata, se dirigió a una parada de autobuses que la llevarían con su familia. Lo más intrigante de esta historia es que Stan Collen no denunció a su secuestrador, por el contrario, siguió en contacto con él vía telefónica. Fue Janice, su esposa, quien llamó a la policía y lo delató por el asesinato de una mujer llamada Marie Elizabeth Spannhake.